30 de junio de 2010

The cake is a lie

Hace ya 1 año que me puse con el proyecto del cortometraje. El dossier ya está hecho y lo que queda es esperar, esperar y seguir esperando, y entre espera y espera hacer algún cambio.

El caso es que como ya dije en los primeros posts, la idea inicial era hacer algo no muy aparatoso, que se pudiera terminar como mucho en 1 año. Y como se puede ver, este primer año solo ha sido para la preparación del proyecto. Tenía pensado ir preparando otro guión de corto mientras tanto, pero al final decidí ir un poco más allá y ponerme con el guion de un largometraje. Teniendo en cuenta que solo he escrito 4 o 5 guiones de cortos, esto es un poco una locura. Y aun más locura es que también he decidido hacer el largometraje de forma totalmente independiente, sin depender de productoras ni financiación externa. Eso quiere decir que será un largometraje muy muy barato, grabado con lo que tenga disponible. Por ahora tengo una cámara HD, una especie de steadycam, un par de focos, y la disposición de un refugio perdido en mitad de una zona natural, que pese a no estar abandonado sí que está sin uso, por lo que no habría que depender de fechas concretas para utilizarlo. También espero contar con un equipo técnico reducido, pero no tanto como en El círculo Goligher

Los ingredientes de la historia son el refugio, sus alrededores, cuevas, pueblos abandonados y necrófagos o ghouls. La intención es dividir el guion en 3 partes muy diferenciadas que se puedan grabar de manera casi independiente, como si fueran 3 cortometrajes. De esta forma será mucho más sencillo organizar a la gente para el rodaje. No estoy diciendo que sean tres historias independientes, sino que los actos estarán bastante diferenciados unos de otros, como lo están los de películas como “La chaqueta metálica” o “Five minutes of heaven”.

Visualmente será todo lo contrario a El círculo Goligher. No sólo por el color, será “descuidada” visualmente, entrecomillando “descuidada” porque realmente será un recurso visual más. Como referentes tomaré “Celebración” de Thomas Vinterberg y “Seventh moon” de Eduardo Sanchez. Esta última es la película que hizo que me decidiera a dar el paso, un slasher film de toda la vida cuya utilización del video digital como recurso me parece maravilloso.

En esta ocasión para desarrollar la historia (bueno, para inspirarme) estoy escuchando bastante una canción y mirando un libro de fotografías.

La canción es esta:





Y el libro es este:


3 comentarios:

Nicholas Blake dijo...

La cancion mola

Pimplarian Pudus dijo...

Jojojojo, que leen mis ojos!? En todo caso de este "lagometraje" rezuma justo esa música.

El Abuelito dijo...

...LA MEJOR DE LAS SUERTES MERECE EL PROYECTO, PARA BIEN NUESTRO TANTO COMO DE USTED...